El pub de la calle Rodney

Hace un tiempito que tenia el blog abandonado asi que vamos a escribir un poco. Particularmente creo que voy a escribir dos post, porque tengo pendientes dos temas y como prefiero no mezclarlos voy a arrancar por uno.

Hay un pub en particular al que vamos con la Negra que es directamente sensacional, es muy divertido ya que se genera un ambiente en donde todos hablamos con todos y agregandole a los personajes que se suman hace que la pasemos muy bien ahí.

Hace un tiempo, estaban jugando un amistoso Inglaterra vs Brasil, típico partido en el que quiero que haya multiples lesionados y expulsados porque me cuesta decidir a cual odio más, futbolísticamente hablando, desde ya. Misteriosamente hace gol Inglaterra y para los ingleses es mas o menos que haga un gol inglaterra como que suba 2 puntos el merval, no le dan bola, o bien aprovechan para pedir otra pinta.

Me colgué hablando con un flaco que hacía memoria sobre los mundiales y se ve que mucha memoria no tenía, pero igualmente daba gusto hablar. En un momento, cambio en Brasil y entra un tal Diego. Yo, emocionado, le digo que me llamo así, Diego y el flaco me miraba como si fuera extremadamente importante, pero no tenia ni la menor relevancia. En realidad, mi comentario fue irrelevante hasta que en el minuto 93, cuando no quedaba nada, Diego, hace el gol del empate para Brasil. Sentí una mirada quirúrgica de este pibe y me dice: “Diegoooo … Fucking Hell” … como mandandome al carajo, literalmente :)

Otro dia estabamos dedicandole paladar a unas pintas y entra un negro del porte de Jonah Lomu (foto) pero salvando las distancias, tenia un shortcito de color blanco muy corto, pero muy corto y una musculosa ajustada blanca adentro del shorto. Entro al pub, fue directo a la barra y se pidio una copita de vino blanco, se dio vuelta y habia un viejo que estaba con una pinta de Guinness que parecía que estaba ahí sentado desde la época de Enrique VIII. El negro lo encara y le dice “There you are!” con una tonada digna de “In the navy” de Village People. Yo al mismo tiempo pensaba, ¿De dónde se pueden conocer estas dos personas? A uno le volaba la boa de plumas y al otro le dabas una lapicera y te dibujaba croquis de dinosaurios. Increiblemente se conocían y el negro se le puso a hablar dios sabe de que. El viejo nos miraba a nosotros y nos ponía cara de “No puedo creer que este negro figaza me esté interrumpiendo mi hibernación con mi Guinness”. Acto seguido la mina que atendía el pub, que se ve que lo conoce al negro hace rato, cachó un cd y puso un tema que debe haber sonado en el dia del orgullo gay.
A todo esto, mientras el grone hacía onda con todos los del pub, el viejo revoleaba el bastón al ritmo de la música, una cosa muy bizarra. Lamentablemente ya eran muy cerca de las 11 y nos quedamos sin espectáculo, pero la verdad, ¡divertidísimo!

Un sábado salimos a caminar con la Negra por el parque que hay acá cerca llamando The Downs y pasamos por al lado del acantilado de donde se ve el Bristol Suspension Bridge y vemos un monton de gente munida de sillitas y de telescopios. Parecían como que estaban por hacer avistamiento de aves. En una de las sillas había un tipo con una espalda de la cual se podía colgar “La última cena” y que todavía quede lugar para algún cuadrito más y una panza de cerveza infernal con un Halcón en su mano. El pibe tenía un guante de goma y ahí reposaba el halcón. Ese mismo día, vamos al pub y había una pareja que aparentemente se estaba por casar y la mina que atendía el pub les hablaba y de pronto le pregunta a la mina si era religiosa, a lo que la mina dio una de las mejores respuestas que escuché en mi vida: “I would love to go to church on sunday, but I am so bloody hangover on the sunday mornings!” que quiere decir “Me encantaría ir a misa los domingos a la mañana, pero tengo una resaca fatal en ese horario”
Luego de charlar un rato, vemos que entra en el pub, el muñeco que a la mañana habíamos visto con el halcón en su mano. Nos ponemos a hablar y la mina le pidió por favor que le muestre el halcón (chistes fáciles abstenerse), entonces la flaca que atiende el pub, preparó una silla para que pueda reposar el ave. A los 5 minutos el flaco se mete con el halcón dentro del pub. Lo bueno era cuando entraban nuevos clientes y se encontraban con que al lado de la barra había un ave de rapiña.

La verdad que el pub ese es una caja de sorpresas, cada vez que vamos siempre nos terminamos divirtiendo con algo, la gente que se junta ahí tiene una onda increíble y aparte, ¡va cada personaje que no lo podés creer!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>